Publicidad Publicidad Publicidad
Diario Digital de Noticias en Cantabria. Noticias 24h.

Las viviendas derechas y el local de tatuajes del Sol, en condiciones de ser ocupados tras el derrumbe

Comentarios030 ago 2017 - CEST

Las viviendas derechas y el local de tatuajes del Sol, en condiciones de ser ocupados tras el derrumbe

Publicidad

Las cinco viviendas del ala derecha del número 57 de la calle del Sol de Santander no se han visto "afectadas" por el derrumbe parcial del edificio el pasado 19 de julio, y se encuentran en condiciones "aptas" para ser ocupadas de nuevo, "de forma segura", al igual que ocurre con el local de tatuajes situado en el bajo del inmueble.

Así lo han concluido los técnicos tras las inspecciones y las pruebas realizadas en los últimos días, y se lo han trasladado la alcaldesa, Gema Igual, que a su vez se lo ha comunicado a los vecinos en la reunión mantenida a última hora de la tarde de ayer en la que también participaron los concejales de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz; y de Familia y Servicios Sociales, María Tejerina, así como técnicos municipales y el experto externo contratado por el Ayuntamiento.

La regidora municipal ha explicado este miércoles, a través de un comunicado, que se está trabajando para ultimar todas las labores que tienen que ver con la reposición de los diferentes servicios a las viviendas del ala derecha (agua, luz, gas y telefonía), de manera que, "a lo largo de los próximos días, los vecinos puedan volver" a las mismas.

En este sentido, ha recordado que el Consistorio ha realizado diversas gestiones con representantes de las empresas suministradoras de servicios -como la luz, el gas y la telefonía- para poder coordinar las altas o bajas de los mismos.

En el caso del suministro de agua, Aqualia, la empresa adjudicataria de este servicio municipal, no cobrará "los gastos de enganche posteriores" para las familias que puedan regresar a sus casas, un importe estimado en unos 150 euros por vivienda.

Por su parte, Viesgo tampoco cobrará "ninguna factura" mientras no puedan regresar a sus casas, incluidas las lecturas anteriores que no se habían contabilizado todavía.

Y EDP no cobrará "el enganche ni las adaptaciones que puedan ser necesarias para reanudar el suministro" a los pisos que puedan volver a ocuparse, lo que supone unos 350 euros por familia, aproximadamente.

LAS VIVIENDAS DEL CENTRO SE PODRÁN OCUPAR CUANDO SE CONSOLIDEN

Por otro lado, se continúan definiendo las actuaciones que se deben llevar a cabo en la parte de las viviendas del centro situada junto al extremo del edificio que sufrió el derrumbe, (el lado izquierdo), ya que los técnicos determinan que es necesario "consolidar" esa zona con la idea de que, una vez que se determinen y se acometan esas actuaciones por parte del Ayuntamiento, "también se puedan volver a ocupar dichas viviendas".

En cuanto a la reposición de las viviendas del ala izquierda afectadas por el derrumbe, "habrá que esperar a la conclusión del expediente sancionador en marcha".

La alcaldesa ha adelantado que, igualmente, en los próximos días comenzarán los trabajos para "reparar las zonas afectadas de la edificación" situada en la parte trasera del número 57 de la calle del Sol.

EL PP, "VOLCADO" CON LOS AFECTADOS

Igual ha considerado que el hecho de que 5 de las 15 viviendas y el local de negocio del bajo derecha ya puedan ser ocupados de nuevo es una noticia "positiva y esperanzadora" para los afectados y "algo que deséabamos que pudiera suceder cuanto antes".

Ha resalado, además, en que, "desde el primer momento, el equipo de gobierno (PP) se ha volcado en dar respuesta a los problemas y las necesidades de las personas que resultaron afectadas" por el derrumbe parcial del número 57 de la calle del Sol, hace casi mes y medio.

"De manera inmediata se activaron las ayudas establecidas en el protocolo municipal", ha enfatizado la alcaldesa, para resaltar que, hasta ahora, se han otorgado ayudas por alrededor de 15.800 euros.

Este importe se corresponde con una primera ayuda de un mínimo de 500 euros para atender las necesidades básicas, cuya cuantía se incrementa en función del número de miembros de la unidad familiar, de si se trata de familias monoparentales o de si entre ellos hay personas mayores de 65 años o menores de 2 años; y con las ayudas para cubrir el alquiler de una vivienda o los pagos relacionados con ese alquiler, como puede ser la fianza, primera mensualidad, etc.

La regidora de Santander ha precisado que esas primeras ayudas son "de emergencia", y "adicionales" a cualquier otra que los vecinos puedan solicitar por otras vías, puesto que el Ayuntamiento estudia "cada caso concreto" y, "si así lo requiere cada uno, se pueden activar otras ayudas".

Asimismo, en el caso del titular del local de tatuajes situado en uno de los bajos del inmueble, la Agencia de Desarrollo ha activado el procedimiento para la concesión de una ayuda directa que podría llegar hasta un máximo de 3.000 euros.

Igual ha indicado también que el Ayuntamiento reembolsará la parte proporcional del IBI que se corresponda con los días del año en los que deban permanecer fuera de sus viviendas y que el Consistorio y Gesvican han puesto nueve viviendas en alquiler a disposición de los afectados.

Por otro lado, para aquellos vecinos que aún tengan que permanecer fuera de sus viviendas y que prefieran continuar buscando alquiler en el mercado libre, la Sociedad de Vivienda y Suelo de Santander sigue ayudándoles en la búsqueda de pisos que se ajusten a sus preferencias y necesidades.

"Estar junto a los vecinos, que estén atendidos y que tengan toda la información de primera mano ha sido nuestra prioridad y eso es exactamente lo que estamos haciendo", ha remarcado la regidora santanderina, quien ha añadido que "esa preocupación por los afectados va acompañada del compromiso de investigar las causas y depurar las responsabilidades del derrumbe, así como de los trabajos sobre el terreno para tratar de que puedan regresar a sus casas a la mayor brevedad posible", ha concluido.

Publicidad
Publicidad
Últimas noticias
El tiempo
Publicidad