Publicidad Publicidad
Publicidad
Diario Digital de Noticias en Cantabria. Noticias 24h.

SCS admite en sus alegaciones a la Intervención algunos "errores" pero niega fraccionamiento de contratos

La alegaciones se han remitido ya y en ellas se insiste en que los contratos puestos en duda "se ajustan a la normativa vigente"

Comentarios029 ago 2018 14:40 - CEST

CANTABRIA.-AM.- SCS admite en sus alegaciones a la Intervención algunos "errores" pero niega fraccionamiento de contratos

La alegaciones se han remitido ya y en ellas se insiste en que los contratos puestos en duda "se ajustan a la normativa vigente"

Publicidad

El Servicio Cántabro de Salud (SCS) ha remitido ya a la Intervención general de la comunidad autónoma las alegaciones al informe provisional sobre la contración en el servicio, en las que se admiten "errores" en algunos ámbitos, se afirma que los procesos seguidos "se ajustan a la normativa vigente" y se niega que exista fraccionamiento de contratos y empleo de dinero público en obras y servicios que no se hayan realizado o que no se encuentren a disposición de los usuarios.

Así lo ha expuesto este miércoles el gerente del SCS, Benigno Caviedes, en una rueda de prensa en la que ha resumido el contenido de los cinco informes de alegaciones remitidos a la Intervención, uno de la Gerencia del SCS, la Gerencia de Atención Primaria y los tres restantes de los hospitales de Valdecilla, Sierrallana y Laredo).

Acompañado por los responsables de cada uno de estos departamentos, Caviedes ha ahondado, sobre todo, en las razones por las que el SCS sostiene en sus alegaciones que no ha habido fraccionamiento de contratos y "ninguna arbitrariedad" y que los procesos de contratación administrativa "se ajusta a la normativa vigente".

Fundamentalmente, defiende la adecuación de estos procesos en el criterio de "unidad funcional y aprovechamiento independiente", según el cual, según Caviedes, el SCS considera que se pueden realizar contratos independientes si la prestación objeto de contrato tiene un aprovechamiento independiente o afecta a distintas unidades funcionales.

A su juicio, este criterio es el que justifica algunos de los contratos mencionados en relación a la posible existencia de irregularidades e incidencias, como el de las obras del Hospital Virtual Valdecilla; los que tienen que ver con la compra independiente de 22 ecógrafos para los centros de salud o las obras de reparación que se contrataron para varios de ellos.

Así, por ejemplo, ha explicado que en las alegaciones sobre el contrato de las obras del Hospital Virtual Valdecilla, que las actuaciones que se encargaron afectaban a distintas zonas del mismo y correspondían a unidades funcionales diferentes y a necesidades diferentes, igual que lo que ocurrió con las obras en el SCS y en el caso de los ecógrafos.

Por otra parte, en cuanto a la recepción de obras y servicios contratados, ha precisado que, en el informe provisional, la Intervención no pone en duda de que "todas las inversiones" han sido efectivamente entregadas sino que se alude a las fórmula empleadas para la recepción.

Así, el gerente del SCS ha aclarado que una cosa es la entrega efectiva del bien, servicio u obra contratada y otro el acto formal de levantamiento del acta de recepción, que, según ha dicho, debe hacerse un mes después de la entrega del mismo.

También ha defendido el uso que se ha hecho de las 'actas de comprobación de la inversión' para aquello que no puede ser recepcionado en lugar para donde ha sido adquirido y que queda depositado en los almacenes de la empresa adjudicataria del contrato.

En este sentido, Caviedes ha asegurado que se usa en la Gerencia del SCS desde 2002 y que está prevista en el reglamento de contratos de la Administración y tiene "los mismos efectos" que la recepción formal si la comprobación que se realiza resulta conforme.

LAS "INCIDENCIAS", "DEL MISMO TIPO" QUE LAS DE AÑOS ANTERIORES

En su exposición, el gerente del SCS ha negado que el informe provisional de la Intervención hable de "importantes irregularidades" y que en él se haga referencia a adjudicaciones a dedo.

De hecho, y como ha asegurado en varias ocasiones la consejera de Sanidad, María Luisa Real --que no ha estado presente en la rueda de prensa-- ha insistido en que en dicho informe se señala que los procesos de contratación "se adecuan en general a la normativa vigente", aunque se detectan "algunas incidencias".

Además, ha insistido en que las "incidencias" mencionadas en este informe, correspondiente a las contrataciones en el SCS en 2017, son "del mismo tipo" a las que se citaban en otros de años anteriores.

De hecho, a preguntas de la prensa, ha reconocido que en anteriores informes, la Intervención ya había advertido de la posible existencia de fraccionamiento de algunos contratos en el SCS y que pese a ello se continuara aplicando el criterio de unidad funcional y aprovechamiento independiente para justificarlos.

Como argumento, ha señalado que, tras los informes de cada año --salvo de 2015 que no se hizo--, el SCS ha introducido mejoras para paliar algunas incidencias detectadas, aunque ha argumentado que "los procesos de contratación son múltiples" y es "difícil extrapolar" las recomendaciones que se realizan en un caso concreto a otro.

Pese a ello, el gerente del SCS ha asegurado que, en el SCS, "siempre intenta hacer caso a los informes de la Intervención general" y a sus recomendaciones.

A preguntas de los periodistas, Caviedes no ha querido entrar a realizar interpretaciones por los motivos por los que tras conocerse estas incidencias en la contratación en el SCS, y pese a que, según él mismo aseguran, eran "del mismo tipo" que las de años anteriores, dimitieron de sus cargos el que era hasta ese momento el gerente del Servicio, Julián Pérez Gil, y el subdirector de Gestión Económica, Javier González.

"El porqué ha tenido las consecuencias que ha tenido no me corresponde a mí interpretarlo", ha dicho Caviedes, que, preguntado acerca de si pondría la "mano en el fuego" por ambos profesionales, ha asegurado que "las manos en los fuegos ya no se ponen nunca por nadie".

Sin embargo, ha aclarado que, tras examinar los contratos en los que se detectaron incidencias, el proceso que se siguió, a su juicio, fue "el adecuado".

EL 'BRUNCH' DE FIN DE AÑO EN LA GERENCIA DE ATENCIÓN PRIMARIA

También, Caviedes ha hecho alusión a lo señalado, en su informe provisional, por la Intervención, sobre el pago del cóctel del Consejo de Gestión de la Gerencia de Atención Primaria celebrado a final de año.

En el informe provisional de la Intervención, se cuestionaba que el pago de ese cóctel, que fue para unas 200 personas y costó más de 5.000 euros, se incluyera en la partida de gastos de comedor, y no en la de gastos protocolarios.

Desde el SCS, se reconoce que los gastos ocasionados por este cóctel, que además incluyó un acto de reconocimiento a los profesionales de Atención Primaria que se jubilan cada año, no debieron imputarse en la partida en la que se hizo.

Sin embargo, Caviedes sostiene que, a juicio, estos gastos debieron de imputarse a la partida destinada a reuniones, conferencias y cursos y no la que propone la Intervención.

Y es que el gerente del SCS argumenta que este gasto hace referencia a una reunión "formal" integrada en una jornada de trabajo y en la que "se debía" de servir un 'brunch' ya que duraba toda la mañana y es lo que se hace habitualmente en eventos de este tipo, como cursos, durante los descansos reglamentarios.

También ha aclarado que el gasto no solo incluye el 'bruch' sino el pago del alquiler de un local que hubo que alquilar para el evento porque en la Gerencia de Atención Primaria "no existe" una sala para dar cabida a las 200 personas citadas entre coordinadores médicos, de enfermería y de admisión de los centros de salud y los profesionales que se jubilaban. Además, hubo que poner a disposición de los participantes en el evento todos los medios audiovisuales "necesarios".

LOS "ERRORES" QUE SÍ SE RECONOCEN

Y sobre los "errores" que sí reconoce el SCS, ha explicado que tienen que ver con fallos en la imputación de costes en unas partidas u otras; con la publicación de los contratos en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC), o la realización de un tipo o no de contratación, cuestiones sobre las que ya se han establecido "medidas correctoras".

Publicidad
Publicidad
Últimas noticias
Publicidad
LO MÁS VISTO
Publicidad
El tiempo
Publicidad