Publicidad Publicidad Publicidad
Diario Digital de Noticias en Cantabria. Noticias 24h.

Piden tres años para el acusado de retener a un empleado de banca haciendose pasar por policía

Comentarios002 dic 2018 10:00 - CET
Publicidad

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria juzgará este miércoles, día 5, a un hombre por un supuesto delito de detención ilegal y lesiones, ya que está acusado de, en compañía de otra persona no identificada y haciéndose pasar por policías, retener a un empleado de un banco para ponerle unos grilletes e introducirlo en el capó de su coche.

Un objetivo que los atacantes no lograron por la resistencia de la víctima y la presencia de vecinos que fueron alertados por los gritos del hombre, informa el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, que indica que el procesado por esta causa se enfrenta a tres años de cárcel que pide el fiscal.

Según el ministerio público, la víctima se encontraba en su vehículo tratando de salir del recinto de la urbanización en la que vivía para dirigirse a su trabajo como empleado de una sucursal bancaria.

Activó la puerta automática del recinto y mientras ésta se abría y esperaba a que estuviera completamente abierta para salir, el acusado y la otra persona no identificada se acercaron al vehículo mostrando una cartera con una placa de policía e indicando al hombre que bajara del coche.

Éste hizo caso a las órdenes de los supuestos policías, salió y entonces el acusado trató de ponerle unos grilletes e introducirle en la parte trasera del coche "con la intención de privarle de su libertad deambulatoria".

El acusado y la otra persona trataron de vencer la "gran oposición" que ofreció el retenido, "golpeándole mediante manotazos, patadas y rociándole con un espray de pimienta".

Ante los gritos que pedían auxilio, varios vecinos llegaron al lugar, lo que ocasionó que los dos atacantes se dieran a la fuga, pero el ahora acusado cayó al suelo y fue retenido hasta la llegada de la policía.

Por estos hechos, el atacado sufrió lesiones en un dedo y en un ojo, además de un síndrome ansioso reactivo.

Los hechos relatados son, a juicio del ministerio público, un delito de detención ilegal con simulación de autoridad en grado de tentativa, y otro de lesiones.

Por ello, solicita una condena para el acusado de tres años y nueve meses de cárcel, así como una indemnización de 8.636 euros, por las lesiones sufridas y las secuelas que le han quedado.

Publicidad
Publicidad
Últimas noticias
El tiempo
Publicidad