Publicidad Publicidad Publicidad
Diario Digital de Noticias en Cantabria. Noticias 24h.

La mandíbula encontrada en el Pantano del Ebro podría poner luz a la desaparición de la niñas de Aguilar

Comentarios006 ene 2018 10:51 - CET
Publicidad

Virginia, de 14 años, le pidió dinero a su madre dinero para comprar un tarta, porque esa tarde tenía que ir a una fiesta cumpleaños en su pueblo, Aguilar de Campoo (Palencia). Era 23 de abril de 1992. En lugar de quedarse en el pueblo, Virginia y su amiga Manuela, de 13, subieron a un tren y se fueron de fiesta a Reinosa. No se lo dijeron a sus familias. Las vieron más tarde haciendo autoestop para volver a casa. Nunca más se supo de ellas.

Ahora, 25 años después, la mandíbula encontrada en el pantano del Ebro por un vecino, el pasado mes de Octubre, podría poner luz a lo ocurrido con las pequeñas, se trata de los restos de un adolescente fallecido hace 25 años según el informe del Instituto Anatómico Forense. Las fechas son coincidentes, de momento sólo eso, serán ahora las pruebas de ADN las que determinen si son de las niñas o no.

Virginia y Manuela estuvieron en la discoteca Cocos, y luego en el Parque de los Jardines de Cupido, en la zona de bares de Reinosa. La última persona que asegura que las vio es una vecina de Aguilar de Campoo: dijo que las niñas estaban haciendo autoestop a la altura de la Cuétara, la fábrica de galletas de Reinosa. Pretendían volver a casa haciendo dedo, muy habitual en la época. La vecina no las pudo subir porque su coche iba lleno. Serían las nueve de la noche. Ni Virginia ni Manuela volvieron a casa, pero está claro que pretendían volver.

Historia de las Niñas: El Español

Publicidad
Publicidad
Últimas noticias
El tiempo
Publicidad