Publicidad
Diario Digital de Noticias en Cantabria. Noticias 24h.

Huawei, nuevo nuevo sponsor del Racing, empresa "non grata" en el mundo de la comunicación

Comentarios030 ene 2019 15:07 - CET
Publicidad

Lo llaman "Guerra fría del baratillo" de Huawei y el 5G, y es que, el nuevo patrocinador del Racing, que llega de la mano de Grupo Pitma, dado su importancia en el mercado de la telefonía móvil con Yoigo, es un "balón" de origen chino declarado "non grato" por los principales países del mundo, los motivos, estos...

Durante los últimos meses Huawei se ha convertido en una compañía con un papel peculiar en una obra de teatro de la ciberseguridad y la diplomacia. Las agencias de inteligencia de los cinco grandes países anglosajones, aliados bajo el sobrenombre de los “Cinco Ojos” (Australia, Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Reino Unido) han marcado a Huawei como compañía “non-grata” en sus países e invitado al resto del mundo a seguirles. Y Japón y algunos países de la Europa continental han empezado a hacerlo.

El motivo de esta disputa es una supuesta trama, que viene de décadas atrás, con una triple causa. La primera sería que Huawei es una compañía que ha robado tecnología de telecomunicaciones en múltiples instancias a empresas occidentales para mejorar la propia. La segunda parte es que, con la instalación masiva de infraestructura de 5G, si se permite a Huawei participar en la red de un país, esta acabará siendo comprometida por el Gobierno Chino antes o después. La tercera es que Huawei se ha saltado las sanciones económicas a Irán interpuestas por EE.UU., de tal forma que será multada.

Las dos primeras acusaciones no están, hasta la fecha, no basadas en mucho. Si acaso algo. La última parece un tema más sólido y está siendo la base de la detención de Meng Wanzhou, su directora financiera e hija del fundador de Huawei.

La acusación es grave y parece que continua con el mismo patrón que el enfrentamiento entre Estados Unidos y la compañía china ZTE. Una empresa de telecomunicaciones de mucho menor tamaño que Huawei que acabó pagando más de 1.000 millones de dólares como multa por poder seguir haciendo negocios con EE.UU tras vender equipamiento de telecomunicaciones a Irán unos años antes.

Durante los últimos meses Huawei se ha convertido en una compañía con un papel peculiar en una obra de teatro de la ciberseguridad y la diplomacia. Las agencias de inteligencia de los cinco grandes países anglosajones, aliados bajo el sobrenombre de los “Cinco Ojos” (Australia, Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Reino Unido) han marcado a Huawei como compañía “non-grata” en sus países e invitado al resto del mundo a seguirles. Y Japón y algunos países de la Europa continental han empezado a hacerlo.

El motivo de esta disputa es una supuesta trama, que viene de décadas atrás, con una triple causa. La primera sería que Huawei es una compañía que ha robado tecnología de telecomunicaciones en múltiples instancias a empresas occidentales para mejorar la propia. La segunda parte es que, con la instalación masiva de infraestructura de 5G, si se permite a Huawei participar en la red de un país, esta acabará siendo comprometida por el Gobierno Chino antes o más tarde. La tercera es que Huawei se ha saltado las sanciones económicas a Irán interpuestas por EE.UU., de tal forma que necesita ser multada.

El caso de Huawei tiene más de telenovela basada en un mal libro de espías que de conflicto real

Las dos primeras acusaciones no están, hasta la fecha, no basadas en mucho. Si acaso algo. La última parece un tema más sólido y está siendo la base de la detención de Meng Wanzhou, su directora financiera e hija del fundador de Huawei. La acusación es grave y parece que continua con el mismo patrón que el enfrentamiento entre Estados Unidos y la compañía china ZTE. Una empresa de telecomunicaciones de mucho menor tamaño que Huawei que acabó pagando más de 1.000 millones de dólares como multa por poder seguir haciendo negocios con EE.UU tras vender equipamiento de telecomunicaciones a Irán unos años antes.

Hace unos días el enfrentamiento se recrudeció cuando el Departamento de Justicia de EE.UU. decidió presentar cargos de robo de secretos comerciales a la compañía, fraude electrónico, quebrantamiento de acuerdos de confidencialidad y de violar las sanciones con Irán. Una trama “elaborada” e “ilegal”, según los fiscales, como parte de la solicitud de extradición de Wanzhou a Estados Unidos desde Canadá, donde está detenida en espera de juicio.

Sea como fuere, para al Real Racing Club le vendrá de "perlas" el patrocinio.

Publicidad
Publicidad
Últimas noticias
Publicidad
LO MÁS VISTO
Publicidad
El tiempo
Publicidad