Publicidad Publicidad Publicidad
Diario Digital de Noticias en Cantabria. Noticias 24h.

El Programa de Detección de Anomalías Cromosómicas ha reducido un 86% las amniocentesis desde 2010

Las pruebas invasivas realizadas durante el embarazo para detectar anomalías cromosómicas prenatales se han reducido en un 86 por ciento desde el año 2010. Además, la implantación en 2016 de la prueba de determinación de ADN fetal en sangre materna permitió que el año pasado sólo tuvieran que realizarse un 3 por ciento de amniocentesis.

Comentarios019 sep 2018 18:10 - CEST
Publicidad

Así lo ha informado hoy la Consejería de Sanidad, que ha destacado que esta prueba para las gestantes de alto riesgo ha reducido el número de amniocentesis "considerablemente", ya que de las 3.538 embarazadas que participaron el año pasado en el Programa de Detección de Anomalías Cromosómicas sólo un 3% se sometieron a pruebas invasivas.

De hecho, según la Consejería, si bien en 2016 se realizaron en el Servicio Cántabro de Salud (SCS) 180 amniocentesis, en 2017 la cifra descendió a 117, frente a las 856 que se hicieron en 2010, evitando así el riesgo que suponen las pruebas invasivas innecesarias y sus consecuencias adversas, como la pérdida de fetos sanos tras la punción.

En un comunicado, la Consejería ha explicado que el Programa de Detección Prenatal de Anomalías Cromosómicas sirve para identificar durante la gestación la presencia en el feto de las anomalías cromosómicas más frecuentes, como el Síndrome de Down o el de Edwards, asociadas a defectos congénitos que varían en gravedad.

El año pasado, el Programa detectó 135 embarazos y 138 fetos con riesgo alto de anomalía, un 3,8% del total. En 23 de esos fetos se confirmó la existencia de anomalías cromosómicas, en su mayoría Síndrome de Down.

La prueba consiste en un análisis de sangre específico, realizado alrededor de las 10 semanas de gestación y una ecografía entre las semanas 12 y 14, que valora, entre otros parámetros, la cantidad de líquido que hay bajo la piel de la nuca del feto (traslucencia nucal).

Por lo tanto, es una prueba voluntaria, que se puede realizar a todas las embarazadas porque es sencilla, no invasiva, y no comporta riesgo ni para la gestante ni para el feto, ha reiterado Sanidad.

Los valores obtenidos en la prueba, sumados a otros de la madre (edad, peso, etc.) se introducen en un programa informático que determina un índice de riesgo individualizado e indica la probabilidad de que el bebé presente alguna anomalía cromosómica.

Sólo en el caso de que esta prueba arroje un resultado de riesgo alto, se ofrecen otras para confirmar el diagnóstico. La probabilidad de riesgo alto se incrementa cuando la edad materna supera los 35 años.

Publicidad
Publicidad
Últimas noticias
El tiempo
Publicidad