Publicidad Publicidad Publicidad
Diario Digital de Noticias en Cantabria. Noticias 24h.

El acusado de acuchillar a otro en pelea dice que "en ningún momento" intentó matar a la víctima, que se "autolesionó"

Su abogado pide su absolución pero dice que, si es condenado, debe serlo "como mucho" a dos años y medio y no a ocho como piden las otras partes

CANTABRIA.-AM.- Acusado de acuchillar a otro en pelea dice que "en ningún momento" intentó matar a la víctima, que se "autolesionó" Acusado por intento de homicidio Publicidad

El acusado por tentativa de homicidio por acuchillar a otro hombre en una pelea ha mantenido que "en ningún momento" tuvo intención de matar al otro --que había mantenido una relación sentimental con la que era su expareja y madre de su hija-- y ha asegurado que éste "se autolesionó".

"Si hubiera ido con intención de matarle en este momento no estaría ahí", ha aseverado P.H.R., en el juicio celebrado este martes en la Audiencia Provincial, en el que está acusado por un delito de intento de homicidio, por el que la Fiscalía y el letrado del agredido le piden 8 años de cárcel; una orden de alejamiento durante 10 años, y una indemnización.

En este juicio, el hombre acuchillado, JL.P.B., también está acusado por parte del fiscal y de la otra parte de un delito de lesiones leve, por el que se le pide una multa económica.

LOS PERITOS DICEN QUE EL ACUCHILLADO "NO SE PUEDO CAUSAR ÉL LAS HERIDAS"

En la vista, además de los dos implicados en la pelea y de algunos testigos, han declarado los forenses, que han mantenido que JL.P.B "no se pudo causar él las heridas".

Además, han manifestado que las cuchilladas que presentaba JL.P.B. son "las típicas de una agresión" y son frecuentes recibirlas al intentar defenderse.

Ambos hombres estaban enemistados por haber mantenido sendas relaciones sentimentales con la misma mujer. Así, P.H.R había sido su pareja y había tenido una hija con ella, mientras que el JL.P.B (el que resultó acuchillado) había estado con ella hasta hacía un par de semanas pero ella había decidido dejarle y volver con el padre de su hija.

De hecho, la noche en la que ocurrieron los hechos, la del 5 de octubre de 2015, la mujer había ido a recoger maletas con enseres que había tenido en casa de JL.P.B para marcharse con P.H.R.

La mujer, que ha declarado en el juicio como testigo, ha asegurado haber padecido durante tres años "acoso y derribo" por parte de JL.P.B y ha explicado que en la noche en la que se produjeron los hechos éste, que le había dejado dichas maletas en un bar de la calle donde vivía, intentó "comerle la cabeza" para volver a su casa con la excusa de recoger más maletas, algo que ella hizo.

Mientras, JL.P.B ha relatado que él solo quería hablar con esta mujer, que es "la que más ha querido", y por ello le propuso ir a su casa.

De hecho, la pelea se produjo en el portal del edificio de JL.P.B., en la calle Fernández de Isla de Santander, donde, avisado por la mujer, apareció P.H.R. y ambos se enzarzaron en una pelea mutua propinándose golpes y puñetazos.

Según la versión que sostiene el fiscal, en un momento dado, el procesado por intento de homicidio sacó un cuchillo y, con ánimo de causar la muerte al otro, le alcanzó en varias zonas del cuerpo, principalmente en brazos, piernas y axila izquierda, donde le causó una herida penetrante con abundante sangrado.

Por estas heridas, el otro hombre requirió de dos días de hospitalización y posteriormente 77 de curación, 40 de ellos impeditivos, mientras que el acusado, que por estos hechos pasó más de dos meses en prisión provisional, sufrió alguna herida pero "muy leve".

En el juicio, P.H.R. ha asegurado que el cuchillo no era suyo, sino que era de JL.P.B, y ha justificado las cuchilladas que éste se causó afirmando que se las había causado él mismo.

Así, ha explicado que durante la pelea JL.P.B. se clavó el cuchillo en un costado y, posteriormente, se causó él mismo el resto de heridas.

Por su parte, el acuchillado ha negado ser el dueño del cuchillo y ha asegurado que, aunque "no vio el cuchillo" en la pelea, "sí lo notó" cuando P.H.R. se lo clavaba.

De hecho, ha señalado que pensó que su agresor lo iba a "rematar como un cerdo" por lo que salió del portal y se "arrastró" hasta un bar próximo, de la misma calle, donde se desplomó por las heridas.

La mujer, que fue testigo de la pelea, ha asegurado, por su partem que no vio el arma pero ha señalado que JL.P.B. "tiene cuchillos por toda la casa" y suele llevarlos a la calle.

Sin embargo, varios policías han señalado que, tras la pelea, fue la mujer la que confirmó que P.H.R había acuchillado a JL.P.B. En el momento de su declaración en este juicio, ella mantiene una relación con el acusado de intento de homicidio.

Tras la declaración de los acusados, testigos y peritos, el fiscal y el abogado de JL.P.B han mantenido invariables su acusación hacia P.H.R., tanto en la calificación del delito (homicidio en grado de tentativa) como en las penas que solicitan.

En su exposición final, el fiscal ha opinado que en las declaraciones en el juicio se aprecia que "no todos dicen la verdad" o quien lo hace dice "medias verdades".

Concretamente, ha opinado que la mujer ha querido "minimizar" en su declaración la responsabilidad de P.H.R., al ser su actual pareja y el padre de su hija.

Por otro parte, en relación al cuchillo, el fiscal ha reconocido que es "difícil" aunque considera que "todo apunta" a que lo llevaba P.H.R. o, al menos, que éste lo tuvo en algún momento porque "no pudo ser otro" quien se lo clavó a JL.P.B, que registró varias cuchilladas.

Mientras, el abogado de JL.P.B, que también ha puesto de relevancia las "contradicciones flagrantes" de la mujer, ha insistido en el "ánimo homicida" de P.H.R. "La potencia del ataque está clara", ha dicho este letrado, que también ha aludido a la "peligrosidad" del arma empleada en el ataque.

Además, ha defendido la existencia de la agravante de abuso de superioridad de P.H.R. sobre JL.P.B., tanto por portar el cuchillo como por las características físicas y la edad de uno y otro.

LAS CONCLUSIONES DEL ABOGADO DEL PRINCIPAL ACUSADO

Por su parte, el abogado del principal acusado, P.H.R., se ha mostrado "absolutamente disconforme" con lo que sostiene el letrado de la otra parte y el fiscal.

Así, aunque reconoce la realidad de la agresión, sostiene que "en ningún momento" ha quedado acreditado que P.H.R. tuviera la intención de "ir a matar" a JL.P.B.

Según su versión, JL.P.B., como "esperaba" que P.H.R. acudiera a su domicilio después de que la mujer lo llamara, "se hizo con el cuchillo", "lo escondió en la escalera" y cuando llegó éste lo sacó.

Este abogado, al igual que su representado, ha sostenido que JL.P.B. pudo herirse con el cuchillo que portaba "en el forcejeo" y la "lucha" con P.H.R.

Por todo ello, pide la libre absolución del delito de tentativa de homicidio y, de forma subsidiaria, sostiene que si se le condena debe serlo "como mucho" a dos años y medio de cárcel.

Y es que, a su juicio, cree que no concurre la agravante de abuso de superioridad que pide el fiscal y el letrado del acuchillado al entender que no hay "inferioridad" en JL.P.B. "porque el cuchillo lo portaba él".

Aparte de pedir que se suprima dicha agravante, pide que a P.H.R. se le apliquen dos atenuantes: la incompleta de legítima defensa y la muy cualificada de dilaciones indebidas.

El letrado de P.H.R. justifica la petición de la atenuante de legítima defensa en que su representado acudió a "buscar a su mujer", a la que JL.P.B., "en su amor", "no dejaba marchar", y al ser agredido por éste "se tiene que defender".

Y en cuanto a la de dilaciones indebidas, ha señalado que "por culpa" de JL.P.B. el proceso judicial "se ha dilatado durante tres años" por los cambios de abogado de éste.

De hecho, el juicio iba a celebrarse el pasado 18 de diciembre pero fue aplazado tras renunciar el abogado defensor de éste después de ser denunciado por su cliente, JL.P.B, que además no era la primera vez que se queda sin abogado en este proceso.

Publicidad
Publicidad
Últimas noticias
El tiempo