Publicidad Publicidad Publicidad
Diario Digital de Noticias en Cantabria. Noticias 24h.

Ecologistas en Acción alerta de que los esfuerzos por la conservación del lobo no están dando resultado

La ONG concluye un programa para implicar a ganaderos, consumidores y periodistas en la defensa del lobo ibérico

Comentarios015 dic 2017 - CET

CANTABRIA.-Ecologistas en Acción alerta de que los esfuerzos por la conservación del lobo no están dando resultado

La ONG concluye un programa para implicar a ganaderos, consumidores y periodistas en la defensa del lobo ibérico

Publicidad

Ecologistas en Acción ha advertido de que los esfuerzos para recuperar el lobo ibérico en la península no están dando resultado. "No es verdad que haya cada vez más lobos en España", han asegurado desde la organización.

Concretamente, estiman que en el país hay entre 1.500 y 2.000 ejemplares de esta especie, y recuerdan que el último censo de 2012-2013 arrojaba cifraba el número de manadas de lobo en España en 297, tres más que en el anterior censo estatal, de 1987-1988.

Según los datos más recientes, la mayoría de las manadas se sitúan en Castilla y León (179) que, junto con Galicia (84), Asturias (37) y Cantabria (12) son las regiones donde más lobos hay, y aunque también existen en Castilla-La Mancha y Extremadura, entre otros territorios, su distribución se centra en el cuadrante noroeste de la Península. "Para cualquier otra especie, con estas cifras considerada en peligro de extinción, pero aquí se mata a 589 cada año de manera legal", critican desde la organización.

Entre las amenazas que merman su evolución, según indican, figuran los atropellos, que afirman que son "mucho más frecuentes de lo que se piensa", los envenenamientos, la caza furtiva, las enfermedades, la presión sobre el hábitat, los incendios forestales y la construcción de grandes infraestructuras que dividen el territorio e impulsan a huir.

Por ello, consideran que es un error establecer además cuotas de caza legal de lobo (al norte del río Duero la especie es cazable) y aseguran que estas medidas están motivadas en parte por el "desconocimiento" y se llevan a cabo sin "control ni criterios científicos para seleccionar a los ejemplares que se matan" ni cuánto duran los periodos de caza. "Al lobo no le hace falta el control humano", aseguran.

De hecho, lamentan que "el público general no conoce la especie" y creen que "eso es un problema para adaptarse a la convivencia con ellos" y para adoptar medidas que permitan proteger a la ganadería extensiva de los ataques, a la vez que se protege al lobo de las amenazas producidas por causas humanas. "Por ejemplo, si se mata al macho alfa y el lobato no aprende a cazar presas silvestres, aprende que lo más fácil es cazar lo que tiene cerca que son las ovejas. Eso es un problema para la ganadería", explican.

PROGRAMA 'VIVIENDO CON LOBOS'

La ONG ha presentado este viernes las conclusiones de su programa 'Viviendo con lobos', una iniciativa estratégica para tratar de implicar a distintos sectores en la protección del lobo ibérico, y para quitarle "cartel de especie problemática" que, según el presidente de la ONG, Theo Oberhuber, amenaza su preservación y recuperación.

"Queremos quitarle el cartel de especie problemática al lobo. Las propias administraciones tienen miedo y se niegan a poner en marcha ciertas medidas. Lo consideran conflictivo en parte porque también ellos lo han potenciado. pretendemos demostrar que la convivencia del lobo con la ganadería no solo es posible sino que ya existe", ha explicado.

Para ello, a lo largo de los últimos años, han identificado a más de 60 ganaderos implicados o interesados en adoptar prácticas de coexistencia entre la ganadería extensiva y la presencia de manadas de lobos, con el fin de elaborar una guía de buenas prácticas, promover el intercambio de experiencias entre los profesionales del sector y visibilizar los casos de éxito en esta línea.

Como parte del programa, la organización ha implicado también a periodistas para invitarles a conocer la situación del lobo ibérico en España y los casos de coexistencia exitosa con la ganadería, y ha puesto en marcha programas para concienciar e impulsar la comunicación entre productores y consumidores, con el fin de adoptar prácticas de consumo responsable, que apoyen el impulso a la ganadería respetuosa con el lobo a través de las decisiones de compra.

Entre las iniciativas que han surgido en en esta línea, los organizadores han destacado la posibilidad de impulsar la venta directa de productos de la ganadería extensiva (aunque advierten de que es necesaria una reducción "drástica" del consumo de productos cárnicos) o la creación de sellos de garantía de producción en condiciones respetuosas con el medio ambiente para que los consumidores puedan elegir estos productos.

En cuarto lugar, el programa preveía trabajar junto con las administraciones públicas para concienciar e impulsar sobre la situación de la especie, una línea estratégica en la que, según Oberhuber, "es donde más fracaso han tenido", pese a que cree que "han logrado que algunas administraciones vean que la coexistencia es posible y que su trabajo de control de la población no está dando resultado, que no hay menos ataques".

Uno de los ganaderos que ha participado en el proyecto 'Viviendo con lobos', Leandro Valle, ha explicado durante la presentación que en su caso (se dedica a la ganadería extensiva en la provincia de Burgos) la presencia del lobo es "la última de las amenazas" para el ganado y sus ataques son evitables en buena medida si se utilizan las medidas preventivas adecuadas, como el uso de mastines o asegurar que el ganado pasa la noche a cubierto. En cambio, la especie actúa como regulador del ecosistema, paliando la superpoblación de herbívoros que podrían portar enfermedades también potencialmente peligrosas para el ganado.

"Hace algunos años hubo una explosión de corzo infectado con sarna y el lobo hizo su trabajo", asegura, además de señalar que en cada ocasión que ha tenido problemas con los lobos "ha analizado el caso y el primer culpable era él", por no haber adoptado las medidas de prevención necesarias.

En este sentido, considera que la utilización de dichas medidas, que asegura que son "una obligación" del ganadero, deberían ser condición para poder acceder a indemnizaciones o pagos del seguro en caso de sufrir un ataque al ganado. "Necesitamos una ley sobre ganadería extensiva. No tenemos ninguna normativa que nos diga qué somos ni qué podemos hacer y es fundamental para el tema de las indemnizaciones y los seguros. Tiene que ser una ley de ámbito estatal, no comunidad a comunidad porque si no va a ser un caos", ha manifestado.

Publicidad
Publicidad
Últimas noticias
El tiempo
Publicidad