Santander

Dos artistas cántabros, entre los seleccionados en las Becas de Artes Plásticas de la Fundación Botín

Jurado de las becas de Artes Plásticas de la Fundación Botín
photo_cameraJurado de las becas de Artes Plásticas de la Fundación Botín
Ocho artistas de cuatro nacionalidades diferentes (cinco españoles, un peruano, un israelí y una portuguesa), y entre los que dos son cántabros, serán los beneficiarios de la XXVII edición de las Becas Internacionales de Artes Plásticas de la Fundación Botín. Los nuevos beneficiarios de este programa de ayudas expondrán sus proyectos artísticos en la muestra Itinerarios XXVII, cuya celebración está prevista para el año 2021.
De entre todos los seleccionados se cuentan dos artistas cántabros, que en la actualidad trabajan y residen en el extranjero: Alfonso Borragán (Santander, 1983), cuyo proyecto 'Litófagos' observa la ingestión ritual de piedras y los efectos de su inscripción en el cuerpo humano a través de una serie de acciones colectivas realizadas en Senegal y Mali; y Seila Fernández Arconada (Santander, 1986), galardonada por su proyecto artístico 'Cuando el rio suena, agua lleva', inspirado en la relación entre el ser humano y el agua.

Los otros seis artistas seleccionados han sido Armando Andrade Tudela (Lima, Perú, 1975), Gruber Assaf (Jerusalén, Israel, 1980), Ana Santos (Espinho, Portugal, 1982), Lucía Bayón (Madrid, 1994), Esther Merinero (Madrid, 1994) y Juan Morey (Mallorca, 1972), según ha informado en un comunicado la Fundación Botín.

María Bleda, Orlando Britto, Carlos Bunga y María Ines Rodríguez han formado el jurado encargado de valorar las 428 solicitudes recibidas, procedentes de 42 países diferentes. Una cifra que constata el carácter internacional de estas ayudas destinadas tanto a la formación como al desarrollo de proyectos personales y de investigación, cuyo ámbito de interés sea la creación artística (no trabajos teóricos).

Desde su puesta en marcha en 1994, 208 artistas han recibido una de estas becas que actúan como elemento dinamizador del arte emergente y representan un apoyo de gran valor para todos los que quieren desarrollar un proyecto de investigación artística.

La beca se completa con la exposición Itinerarios, en la que los artistas muestran los trabajos realizados durante la beca, así como con la edición de un catálogo que la acompaña y cuyo objetivo es proporcionarles una mayor visibilidad, tanto a ellos como a sus proyectos.

Cada una de estas becas tiene una duración prevista de 9 meses y comprende una dotación económica de 23.000 euros, así como un seguro de viajes y accidente en caso de precisar desplazamiento a un país distinto al de residencia.

Una vez finalizada la ayuda, la Fundación Botín continúa al lado de los artistas realizando un seguimiento cercano de su trabajo e incorporando, llegado el caso, alguna de sus obras a su colección a través de la compra.

Comentarios