Cultura

Martín Garzo: "Un escritor nunca puede convertirse en un profesional a no ser que quiera escribir bestsellers"

Gustavo Martín Garzo
photo_cameraGustavo Martín Garzo

El escritor y su último libro, 'La rama que no existe', protagonizan esta tarde el ciclo de los Martes Literarios de la UIMP.

El escritor Gustavo Martín Garzo (Valladolid, 1948) considera que "un escritor nunca puede convertirse en un profesional, a no ser que quiera escribir bestsellers", ya que "los grandes escritores normalmente siempre escriben el mismo libro" porque no pueden "escapar de sus obsesiones".

Así lo ha indicado este martes en una rueda de prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), donde él y su último libro, 'La rama que no existe', protagonizarán esta tarde un encuentro con lectores en el marco del ciclo de los Martes Literarios.

Según ha explicado, en esta novela, que trata la relación entre lo amoroso y lo artístico, ha intentado que la escritura le "llevara a lugares de desconocimiento" para plasmar "cosas diferentes" a las de las anteriores, aunque "cuando escribes un nuevo libro siempre quieres que sea diferente a los anteriores, y cuando terminas sospechas que has vuelto a escribir el mismo libro" porque cada ejemplar "te lleva a los mismos lugares, que son un poco los lugares de tu vida", ha dicho.

Además, cree que no es "ni siquiera deseable abandonar esos lugares" y que no es posible "escapar de tus obsesiones" a la hora de crear una novela, por lo que considera que "todo escritor es un aficionado" y que alguien con esta profesión "nunca puede convertirse en un profesional de la escritura, a no ser que quiera escribir bestsellers".

Sin embargo, ha aclarado que no tiene "nada en contra" de esos libros, que están "construidos fundamentalmente para vender porque son como un cóctel que sabes que funciona", aunque "no diría que son literatura", sino una forma de entretenimiento. "Los libros que merecen la pena no se escriben así. Exigen un esfuerzo y te llevan a territorios que tú mismo desconoces", ha dicho.

Preguntado por los premios que ha logrado, en un año en el que se cumple el 20 aniversario de haber ganado el Nadal por 'Las historias de Marta y Fernando', el escritor ha explicado que "los premios no te ayudan en nada", porque "cada libro que escribes es el primero y no te sirven de nada todos los que has escrito antes".

Según ha explicado, la escritura es un proceso "duro" en el que se plantean "dudas enormes", porque el escritor nunca sabe si lo que ha escrito merece la pena, por lo que los galardones solo sirven como un "estímulo" para seguir trabajando.

"El nuevo libro siempre es el primero y los premios que te han podido dar no te ayudan en nada en el momento en el que te sientas en tu mesa, solitario, ante la pantalla del ordenador. Ahí sí que el desamparo es absoluto", aunque "es bueno que exista", ha sentenciado.

'LA RAMA QUE NO EXISTE'

En cuanto a su último libro, publicado el pasado mes de abril, ha destacado su vinculación con Cantabria, ya que la trama sucede en lugares como San Vicente de la Barquera, Oyambre o Caviedes, debido a que el autor pasa los veranos con su familia en Comillas. "Los paisajes han ido entrando en mí y me han pedido que situara una historia en ellos", ha dicho.

Así, ha subrayado la diferencia entre el páramo castellano de donde procede y esos lugares cántabros, con acantilados, bosques, prados y mar, en los que "muchos creadores se han refugiado" buscando esa soledad "tan importante para llevar a cabo una obra".

El argumento se centra en un triángulo amoroso "peculiar", protagonizado por una joven profesora destinada en un instituto de San Vicente de la Barquera, de la que se enamora un compañero del centro y un pintor de mayor edad que ellos que se había apartado de la pintura y la retoma como método de escape ante su situación amorosa.

Así, el libro muestra la idea de que las personas necesitan del arte para dar sentido a algunos aspectos de su vida, y refleja el significado de lo amoroso y su vinculación con lo artístico.

Por último, se ha referido a los Martes Literarios en los que participa y ha dicho que siempre se ha encontrado "muy a gusto" porque "lo único que desea es que sus libros se lean", y este lugar es "muy estimulante" para saber cómo ha llegado la novela a los lectores.

Comentarios