Besaya

El Ayuntamiento derriba un edificio de Requejada en estado de ruina

Derribo del inmueble en Requejada
photo_cameraDerribo del inmueble en Requejada

El Ayuntamiento de Polanco ha procedido al derribo de un edificio de dos plantas en estado de ruina, ubicado en el barrio Las Casucas, en pleno centro de Requejada, y que representaba un problema de seguridad y salubridad denunciado por los vecinos de la zona desde hace décadas.


Según ha informado hoy el Consistorio en un comunicado, esta actuación es posible tras cerca de un año y medio de tramitación, primero a través de un expediente administrativo y luego solicitando autorización judicial para acceder a la finca, ante las dificultades puestas durante todo este tiempo por la familia heredera de la propiedad del inmueble.

La alcaldesa de Polanco, Rosa Díaz Fernández, ha explicado que el estado del inmueble constituía "un enorme peligro" tanto para los vecinos del entorno --a pocos metros hay una vivienda-- como para los peatones y vehículos que circulaban por la calle debido al avanzado deterioro del tejado y al peligro de desprendimientos.

Díaz ha informado que este derribo supondrá a las arcas municipales un desembolso cercano a los 6.000 euros cuyo cobro será reclamado por el Ayuntamiento a los propietarios, una vez se aclare la situación de la finca, al tratarse de una herencia yacente en la que está implicada una conocida familia del municipio.

La alcaldesa ha insistido en que los vecinos llevan "varias décadas" pidiendo una solución al problema del estado de abandono de estas viviendas (una vivienda y alguna construcción más pequeña adosada), así como a la falta de limpieza de la finca aledaña, una situación que se ha dado en otras propiedades de esta familia repartidas por el municipio, en las cuales el Ayuntamiento ha tenido que actuar de la misma manera.

En este caso, los vecinos habían denunciado en retiradas ocasiones en el Ayuntamiento el estado del inmueble, que llegó a tener 'ocupas' en su interior, "lo que hizo tener mayor deterioro de la edificación y también peligro de incendio al tratarse de una casa antigua construida en gran parte con madera", ha señalado el Ayuntamiento.

También se había denunciado la presencia de ratas en el entorno procedentes de la casa y del solar que se encontraba lleno de bardas y maleza.

Díaz ha anunciado que ésta será "la línea a seguir por el Ayuntamiento" para intentar erradicar problemas de seguridad similares debido a edificios en ruina y también de salubridad por el estado de las fincas que sus propietarios no limpian.

Además, el Consistorio exigirá a los propietarios que se restauren o se derriben aquellos inmuebles en mal estado, y en caso de tener que hacerlo el Ayuntamiento, girará el coste de los trabajos que sea necesario llevar a cabo.

Comentarios