Publicidad Publicidad Publicidad
Diario Digital de Noticias en Cantabria. Noticias 24h.

Narbona dice que España "no merece a Rajoy de presidente" y destaca que PSOE trabajará para ganar las elecciones

Asegura que la derecha "ha quedado retratada" con la "inaudita" declaración de Rajoy como "testigo relevante" en Gürtel

Comentarios030 jul 2017 - CEST
Publicidad

Asegura que la derecha "ha quedado retratada" con la "inaudita" declaración de Rajoy como "testigo relevante" en Gürtel

SANTANDER, 30

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ha reivindicado este domingo en Santander que "no nos merecemos que nuestro presidente sea el señor Rajoy" y que los socialistas trabajarán "en toda España para ganar las próximas elecciones generales" porque la imagen del presidente del Gobierno declarando en la Audiencia Nacional en el juicio por el caso Gürtel "no se corresponde con la de un país en plena transformación".

Así, ha asegurado que la derecha "ha quedado retratada" con la "inaudita" declaración de Rajoy como "testigo relevante" en el caso Gürtel y que los socialistas deben "distinguirse" por su "completa negativa a resignarnos en ninguna situación que no nos parezca que es la situación justa", es decir, la que "supone un avance hacia una situación mejor".

Durante su intervención en la clausura del XIII Congreso Regional del PSOE de Cantabria, ha defendido que la imagen de Rajoy declarando "no se corresponde con un país lleno de jóvenes y de mayores dispuestos a dar lo mejor de sí mismos para mejorar las condiciones de vida de todos".

Del mismo modo, ha abogado por que España ser un país "a la altura" de sus capacidades y eso, "en la medida en que lo hemos plasmado en un documento programático en nuestro XXXIX Congreso, se nos tiene que ver actuando de acuerdo con ese compromiso de la transformación de nuestra economía para que se basen los puestos de trabajo en la innovación, en el conocimiento, en el avance hacia ese escenario mucho más compatible con los equilibrios naturales que garantizan la vida en el planeta".

Igualmente, ha destacado que "los ciudadanos deben ser capaces" de ver a los socialistas "como referentes de integridad, transparencia, honradez, para guiar a una sociedad cada vez más compleja, que requiere de mayor esfuerzo para entender lo que sucede a nuestro alrededor, y, por lo tanto, de un esfuerzo permanente de información, de transparencia, de participación de la ciudadanía".

Además, ha enfatizado que los socialistas trabajarán para "cambiar el panorama en el que nos han situado, con muchas cifras macroeconómicas de incremento del PIB, incluso de incremento del empleo, que no se corresponden con el aumento de la desigualdad, con el aumento de la precariedad, con el aumento de la pobreza, con la corrupción".

En este sentido, ha comentado que la corrupción "cada día aparece como un problema que más preocupa a los españoles porque la mayoría de los españoles saben que la corrupción significa dinero público que ha salido de sus bolsillos y que ha ido a parar a los bolsillos de unos pocos".

"UN NUEVO TIEMPO DE VALORES DE LA IZQUIERDA"

Sin embargo, ha valorado que la "ambición" no conducirá al "éxito" si los ciudadanos no ven a los socialistas "cargados de ejemplaridad" y "coherencia, en primer lugar", hacia la reivindicación de "un nuevo tiempo de valores de la izquierda", en referencia a "los valores de siempre: la igualdad, la libertad y la solidaridad" en el siglo XXI.

En su opinión, estos valores deben estar "enfrentados a los grandes desafíos globales, a los cambios tecnológicos, a los desafíos ambientales, a los grandes movimientos de la migración a escala internacional, a la robotización, a la economía digital". "Todos esos retos requieren de un PSOE en España que sea capaz de liderar una transición de la economía, una transición ecológica de la economía", ha añadido.

Según Narbona, los socialistas "deben ser capaces de producir contaminando menos y, con ello, reduciendo el riesgo para la salud" porque "muchos ciudadanos" saben que en la actualidad "que la contaminación afecta a la salud, que mueren en España muchísimas más personas por la mala calidad del aire que por los accidentes de tráfico". En este sentido, ha reconocido en que la socialdemocracia "no supo identificar" el cambio climático "como un problema social, ético y político".

Además, ha considerado que la política "es la capacidad de convertir en posible aquello en lo que creemos, aquello que creemos que es necesario, y ahí tenemos que estar los socialistas". "Allí donde ponemos nuestros sueños, tenemos que poner nuestra voluntad y nuestro empeño. Y eso quiere decir que en España, y también en Cantabria, los socialistas aspiramos a gobernar, aspiramos a llevar las riendas de nuestra sociedad y a llevarlas en una dirección muy diferente a la que la derecha, durante los últimos años, ha conducido a nuestro país", ha manifestado.

"RENDIR CUENTAS SOBRE EL SENTIDO DE LAS ALIANZAS"

También ha aclarado que el hecho de que los socialistas quieran ser "la fuerza principal de la izquierda" en España "no significa que de la noche a la mañana vayamos a poder gobernar solos en ninguna parte", sino que tienen que "ser capaces de rendir cuentas sobre el sentido de las alianzas" donde gobiernan en coalición, lo que sucede en regiones como Andalucía o Cantabria.

En este punto, ha recordado que el 39 Congreso Federal quedó aprobado que los socialistas están "obligados" a que cuando haya acuerdos de gobierno "se consulte a la militancia" porque "los militantes tienen que sentirse partícipes de las alianzas que establezcamos los socialistas en cada ámbito, en cada momento, con los detalles que se establezcan cuando llegue el momento de tener un reglamento".

Esto es así porque, a su juicio, "hay que incorporar a la militancia en un mejor conocimiento, en una mejor capacidad de discernir lo que hacemos, lo que no hacemos y por qué lo hacemos".

En su opinión, la socialdemocracia "retrocedió" porque los ciudadanos no veían a los socialistas "lo suficientemente coherentes" con una visión de la sociedad "más igualitaria" y "más justa". Esto es así porque a pesar de que la defensa de los derechos sociales "seguía muy presente", sus políticas económicas "se confundían" con las de la derecha.

"Y ese es uno de los ejes principales del proyecto por el que debemos ser ambiciosos, por el que debemos ser coherentes", ha manifestado Narbona, quien ha animado a los presentes a "mirar" el caso de Portugal porque, a su juicio, las políticas económicas del primer ministro portugués, el socialista Antonio Costa, demuestran que "hay otras políticas" que tienen "cada vez más respaldo de sus ciudadanos y el reconocimiento de las instituciones europeas".

De esta forma, ha asegurado que el objetivo "no es imposible" y "está al alcance" del socialismo, y se ha dirigido a los socialistas de Cantabria reunidos en el Congreso Regional porque "todos y cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de que eso que parece imposible, se convierta en una realidad".

Publicidad
Publicidad
El tiempo
Publicidad