Publicidad Publicidad Publicidad
Diario Digital de Noticias en Cantabria. Noticias 24h.

El maltrato "invisible" a mayores "afecta a 1 de cada 10"

El experto asegura que "el 31% de la violencia" a ancianos se produce en residencias "que no están capacitadas o no tienen suficiente personal"

Comentarios003 ago 2017 - CEST
Publicidad

El experto asegura que "el 31% de la violencia" a ancianos se produce en residencias "que no están capacitadas o no tienen suficiente personal"

SANTANDER, 3

El jefe del Área de Envejecimiento Activo del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO), Jesús Norberto Fernández, ha recordado este jueves que el maltrato a las personas mayores, que es "más invisible", afecta a "uno de cada diez" ancianos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según el experto, los mayores no denuncian a su hijos ni a sus cónyuges, pero la violencia es una constante "tanto en el hogar como en las instituciones". "El 31% de esos malos tratos se da en residencias o instituciones que no están bien preparadas, que tienen un personal insuficiente o que bien el que tienen está quemado", ha asegurado.

Fernández ha participado en Santander en un Curso de Verano de la Universidad de Cantabria (UC) y ha hablado sobre la Estrategia para el Envejecimiento Activo en la que trabaja el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha informado la UC en un comunicado.

Según ha explicado, la Estrategia, que cuenta con cinco líneas de actuación, centra uno de sus ejes en erradicar los malos tratos a las personas mayores. De ahí que sea necesario promover un conjunto de medidas "muy orquestadas" entre los Servicios Sociales, sanitarios, policía y organizaciones como Cruz Roja y otras para definir sistemas urgentes de diagnóstico ante las "primeras señales", ha apuntado.

A su juicio, es necesario plantear un plan de choque dentro de la Estrategia que ha presentado en el curso 'Envejecimiento Activo: Guía Académica y marco político para la actuación y la mejora de la calidad de vida en la vejez' que se clausura hoy en la Facultad de Derecho.

Un plan de choque para 2018 y 2019 que contemplará medidas como la creación de un mecanismo de coordinación interinstitucional, la elaboración de protocolos de diagnóstico e información o la puesta en marcha de servicios de orientación jurídica y apoyo para mayores que no se atreven a denunciar, entre otras.

En el seminario, que codirigen Carmen Delgado y Gloria Fernández-Mayoralas, Fernández ha presentado un proyecto derivado del Año Internacional del Envejecimiento Activo de 2012 y que generó unas recomendaciones por parte de la Unión Europea a los países miembros.

Un año después, el Ministerio de Sanidad elaboró un documento teórico, el Marco de Actuación para Personas Mayores, que recogía las líneas de la UE y que se aprobó en Consejo de Ministros en 2013.

"En base a ese marco teórico se está trabajando en su puesta en práctica para hacerlo operativo entre los años 2018 y 2021", ha explicado Fernández, que ha anunciado que "después del verano se consensuará con diferentes organismos para que sea definitivamente refrendado en el Congreso Estatal de Personas Mayores que se celebrará en el primer semestre de 2018" para pasar, a continuación, al Consejo de Ministros para su aprobación.

PENSIONES

Este plan incluye, además del ya citado sobre violencia, otros cuatro ejes de actuación fundamentales. El primero, aboga por garantizar los derechos de los trabajadores mayores, "y no nos referimos solo a los mayores de 65 años sino a los de antes porque todos los procesos de discriminación por razón de edad suceden a partir de los 50 años", ha puntualizado. "Se produce tal vaciamiento de las empresas y trabajadores que la tasa de empleo entre 55 y 64 años es del 25%", ha recalcado.

Otra de las líneas de actuación tiene que ver con la participación. En este sentido, se adoptan una serie de medidas para dar a los mayores "más presencia económica, social, cultural, ciudadana y política", ha explicado.

En este sentido, se ha referido a la necesidad de "mantener y mejorar las pensiones mínimas de la Seguridad Social y las de viudedad, que siguen siendo muy bajas para lo que es el coste de la vida hoy por hoy".

Otro de los apartados de la Estrategia es el relativo a la vida independiente y saludable. "Lo primero es la protección de la salud y trabajamos en medidas que pongan el énfasis en que la salud empieza por uno mismo. Además, hay que afinar medidas en materia de prevención y rehabilitación de la salud para evitar males mayores cuando sobreviene la dependencia o la discapacidad. El sistema sanitario español cura bien pero no previene y rehabilita bien", ha lamentado.

Por último, otro de los ejes fija su mirada en la discriminación, en la búsqueda de "igualdad de las personas más débiles, frágiles y vulnerables".

Publicidad
Publicidad
El tiempo
Publicidad